lunes, 9 de noviembre de 2015

Pin It

Widgets

¿Guapa se nace o te haces?

Hay personas que entran a un lugar y ¡pum!, pareciera que se detiene el tiempo y no podemos evitar voltear a verlos. Personas con las que después de cruzar un par de palabras nos enganchan, y cuando se van nos dejan con ganas de más. Son personas que tienen ese “algo” difícil de explicar que los hace atractivos. Y si no necesariamente son guapos… ¿entonces, cuál es su secreto? Sigue leyendo y te cuento.
Los estudios indican que se nos hacen más guapas las personas con rasgos simétricos

Pero… ¿qué hay para los que no somos tan agraciados? Yo soy de las fieles creyentes de que el atractivo es algo que se puede trabajar. Aquí les paso algunos truquitos:
1. Postura.
Nos gusten flacos, altos, bajitos o morenitos, creo que todos concluimos que las personas seguras de sí mismas son atractivas. Nunca escuchamos “¡uff ese tipo jorobadito que camina arrastrando los pies y con la vista al piso, qué guapo es!” Y es que nos gustan las personas con buena autoestima, que transmiten seguridad. ¿Y cómo lo logramos? De entrada, parándote derechita y con la vista hacia el frente. Incluso con este pequeño cambio, mejora nuestro estado de ánimo.

2. Contacto visual.
Sé que suena un poco cliché, pero en estos tiempos de hiperconexión a las redes sociales, pocas veces nos damos el tiempo de realmente escuchar sin interrupciones y mirando a los ojos a la otra persona. Hay un estudio que dice que 4 minutos son suficientes para lograr una conexión con otra persona.
3. Sonríe.
Este truquito es fácil y también va sustentado por estudios que arrojan que consideramos más atractiva a una persona que nos sonríe. Y es que cuando miramos a alguien a los ojos y le sonreímos, captamos su atención y además lo hacemos sentir especial. Y a todos nos gustan las personas que tienen buen sentido del humor, alegres y con las que podemos pasárnosla bien.
4. Cultiva tu mente.
Una persona con tema de conversación y culta siempre tendrá muchos más puntos a favor que los demás. Si quieres lucir más atractiva, cuida tu aspecto pero no te olvides del intelecto. “Ver a alguien leyendo un libro que te gusta es ver a un libro recomendándote a una persona.” 
5. Hacer sentir bien al otro.
A veces nos presentan a alguien que no es nuestro tipo pero algo tiene que nos gusta. Así que le damos el teléfono y empezamos a hablar más con él, nos sentimos cómodas, nos hace reír y nos vamos dando cuenta que tenemos cosas en común. Y ese es un súper punto a nuestro favor: cuando haces sentir a gusto a la persona que tienes en frente, automáticamente se muestra más abierto a percibir el resto de tus cualidades.
Los invito a probar estas pequeñas técnicas y, sobre todo, recordar que lo que marca la diferencia es nuestra actitud y cómo hacemos sentir a los demás.
Ponle amor,
La Chica Bien