miércoles, 11 de noviembre de 2015

Pin It

Widgets

Enamórate de una mujer que no te necesita


¡Hola chicas! Siempre he pensado que no hay amor más bonito que el que viene de una mujer que lo da libremente sin desesperación ni necesidad. Hoy me encontré con un  artículo que lo describe perfectamente y lo adapté para ustedes:
Conoce a esa mujer que se irá mostrando poco a poco porque ya se conoce a sí misma. Esa mujer que sabe lo que tiene, lo que quiere y lo que puede. La que no necesita a nada ni a nadie para ser feliz, esa que entiende la libertad como forma de vida, que se ríe de los estereotipos y los perjuicios de la sociedad.
Conoce a esa mujer que de lejos pareciera normal pero es tremendamente interesante. Conócela y descubre que rara vez habla de su pasado, que más bien se dedica a disfrutar el presente. Y tranquilo, no hace falta que la lleves a los sitios más caros para impresionarla. Más que cosas materiales, regálale experiencias. Llévala a un lugar auténtico, donde importe más la compañía que el lugar y el cuánto.
Sé que no es tan fácil pero trata de entenderla a ella y su forma de ver la vida. Ella hace todo con pasión y se entrega. Que cuando está contigo, se olvida del celular y de todos los demás. Que te mira a los ojos y se emociona sabiendo más de ti. Eso sí, no te asustes si pasan horas sin saber de ella. No es que no le importes o te haya olvidado, es que ella entiende la importancia de darle a cada quien su espacio. Quizás no te llamará tres veces al día ya que no es amiga de las palabras cursis y sin sentido. Simplemente, te lo demuestra con la forma en que te hace sentir cuando está contigo.
Te darás cuenta que ella no te necesita, pero le fascina tenerte cerca. Le llena el alma hablarte de lo que le pasa y lo que emociona. Síguela conociendo y sorpréndete cuando te muestre sus defectos, así sin pena. Y es que ella piensa que es tan fácil enamorarse de las cosas buenas, así que te mostrará lo que muchas otras te han ocultado: su lado obscuro. Y entonces, cuando la contemples así tan imperfecta, te darás cuenta que tiene tantas virtudes que no sabrías por dónde empezar a describirla.
Enamórate de ella, déjate llevar. Enamórate aun sabiendo que ella brilla por la noche, que no hacen falta chocolates ni flores para pedir perdón. Enamórate de ella y todo lo que le rodea, de sus aficiones, series, películas y sobre todo, de sus libros predilectos. Conócela a fondo pidiéndole que te preste sus tres favoritos.

Y por fin, sal con esa chica que no te necesita, pero sin embargo, está contigo. Sal con ella y demuéstrale al mundo que dos se pueden querer sin tener que mostrarlo en las redes sociales, que el amor puede ser sencillo si es maduro, sincero y placentero. Sal con esa chica que te escucha cuando hablas, que sus preguntas te crean más preguntas, que te valora por cómo eres y no por lo que eres, que en definitiva aprende también de ti.
Sal con esa chica que te respeta, que no se calla lo que piensa y que no hace las cosas por quedar bien. Sal con esa chica que te dice sin pena que no le gusta la misma música que a ti…
Sigue a esa chica que no te hará perder el tiempo, que no busca problemas donde no los hay y que mira la vida con positividad.
Vívela, porque esta vez sí, es de las que valen la pena, de las que quieres para siempre y no podrás olvidar nunca. Esa de esas chicas que te hacen mejor a ti y tú le haces mejor a ella. Ella es esa chica que te admira por tu valentía en lo que ella tiene miedo y que te sorprende por atreverse más que tú en tantas otras cosas.
Mejórate a ti mismo, porque en ella descubres algo nuevo y mejor cada día. Agradece estar con esa mujer que no te necesita pero te quiere, que no te hace sentir culpable ni pide perdón por cualquier cosa y que no juega con tu corazón.
Ella es esa mujer que ama su trabajo, sus aficiones y, aunque parezca increíble, de entre todas las cosas, TE AMA A TI.
Y finalmente, quédate con ella, juntos son imparables, porque el amor, vivido de esta manera, no se acaba nunca.

Adaptación de artículo de Enric Porta