jueves, 6 de agosto de 2015

Pin It

Widgets

¡Cuidado con la energía sexual! No te acuestes con alguien que no te gustaría ser


Acostarte con alguien mal vibroso es peligroso. Créemelo, cuidarte a ti misma va mucho más allá de ir al gym, tomar juguitos verdes, meditar, hacer yoga y cuidar tu alimentación. En realidad, todos tus esfuerzos salen sobrando si terminas acostándote con alguien a quien no admiras, alguien que no te gustaría ser. Y con esto no me refiero a que te vayas a la cama con tu actor o tu cantante favorito. La admiración es algo mucho más profundo, se trata de observar los valores, su esencia, sus creencias.
¿Por qué digo esto? Cuando tenemos relaciones con alguien, no sólo intercambiamos fluidos corporales, sino también la energía de esa persona se mezcla con la tuya. Imagina cómo está la energía de alguien que anda en drogas, que se la pasa teniendo sexo casual, que es negativo, que está lleno de miedos y adicciones. Puede ser el mejor en la cama y el más atractivo de la fiesta… pero vale la pena cuestionarte si te gustaría impregnarte de esa esencia.
En el diccionario, la palabra sexo se define como la unión por penetración de la vagina y el pene. Pero esta descripción habla sólo de la parte física. Pensamos que nos liberamos del hombre cuando nos paramos de la cama, pero noooooo, la energía sexual de esa persona se viene contigo y lo mismo le ocurre a él. Esa es, muchas veces, la razón por la que nos sentimos vacías, con culpa o deprimidas después de estar con alguien. Y al mismo tiempo, cuando hay amor, admiración y buena onda, nos sentimos recargadas y de muy buen humor. ¿Te has observado después de estar con él? ¿Te impulsa o te hace venirte para abajo?
Una vez que me volví consciente de estas cosas, veo la sexualidad de una forma muy diferente. Se trata de elegir lo que nos hace sentir bien, lo que nos hace crecer y ser mejores personas. Por más guapo y divertido que sea, si chupa nuestra energía, no es para nosotras.
El sexo con amor tiene el poder de volvernos más creativas, más felices, seguras, estables y plenas. Tener sexo con responsabilidad no se limita a usar condón, se trata de realmente reflexionar con quién te estás compartiendo y a quién le estás permitiendo acercarse a ti.
La próxima vez que estés a punto de involucrarte con alguien, recuerda:
“No te acuestes con alguien que no te gustaría ser”Lisa Chase Patterson