lunes, 11 de mayo de 2015

Pin It

Widgets

Cómo atraer a un buen hombre a tu vida

¿Cuántas veces has dicho alguna de estas frases? “¡Estoy cansada del mismo tipo de hombres!”, “¿Por qué siempre atraigo patanes?”, “No entiendo por qué siempre me ponen el cuerno”, “Todos son iguales”.
Y es que entre más pasa el tiempo, esperamos más de los hombres. Subimos los estándares porque ya estamos grandecitas, porque estamos cansadas de los juegos, porque ya nos han partido el corazón muchas veces y porque ya no estamos buscando una relación de manita sudada, queremos algo serio. Ya no sólo queremos que sea guapo, detallista e inteligente. Ahora queremos que sea simpático, trabajador, que sepa bailar y que tenga un futuro prometedor. Que sea chistoso, que sea una fiera en la cama y que sea digno de presentar a nuestros padres. Pedimos y pedimos cual carta para Santa Claus, pero la pregunta aquí es: De todo lo que exigimos en una pareja, ¿qué tenemos para ofrecer? Se nos olvida que una relación es cosa de dos y que para atraer mejores cosas a nuestra vida, debemos SER MEJORES. Para atraer a alguien maravilloso, debemos ser maravillosas. Lo similar se atrae.
Y es que no basta con saber qué queremos y decidir que merecemos más, es necesario ponernos las pilas. Así que les propongo lo siguiente:
1. Comprometernos con nosotras mismas.
Se acabó la presión para formalizar la relación, para que nos den un anillo, para que la cosa se ponga seria. Adiós a las indirectas y los ultimátums para que el hombre agarre la onda. Vamos a darnos a nosotras mismas lo que queremos de ellos. Vamos a dejar que las cosas fluyan tal cual deben ser: a su tiempo y a su propio ritmo. En vez de esperar un diamante, nos pulimos para convertirnos en la piedrita más preciosa que podemos ser. Vamos a comprometernos con nosotras mismas. Empecemos por cumplir lo que nos prometemos y entregarnos a nuestros proyectos. Que si decimos que nos vamos a levantar más temprano para ir al gym, que si vamos a dejar la comida chatarra, que si decidimos tomar más agua… lo cumplimos. Compromiso significa, ante todo, no fallarnos a nosotras mismas. En vez de esperar que nos cumplan y llenen nuestros requisitos, nos aplicamos para convertirnos en todo aquello que esperamos del otro.
Para seguir leyendo -> Esto es púrpura