martes, 27 de enero de 2015

Pin It

Widgets

El amor es simple



Cuando era chiquita, una de mis películas favoritas era 101 dálmatas. Recuerdo como mis hermanos y yo, podíamos verla y verla sin cansarnos. Incluso ahora, después de tantos años, me encanta la escena donde los protagonistas se conocen en el parque y quedan flechados. La cuestión es así: ella va caminando ensimismada en sus propios pensamientos, cuando de pronto siente la mirada de alguien más…
Él por su parte, se percata de aquella hermosa mujer y  sus mascotas se encargan de hacer el resto...

Quizás la cosa es más simple… ¿Qué tal qué sólo hay que trabajar en nosotros mismas y convertirnos en nuestra mejor versión? ¿Qué tal que simplemente se trata de disfrutar y dejar de ver a cada hombre que conocemos como un prospecto o un candidato?



Los tropiezos me han enseñado que uno es más atractiva cuando le vale serlo o no. Cuando dejamos de forzar las cosas y simplemente fluimos con la vida.  Cuando dejamos de lado la obsesión por parecer interesantes o por gustar, y más bien nos preguntamos si realmente nos gusta la persona que tenemos en frente. Cuando escuchamos más y hablamos menos, porque sólo de esta forma podremos conocerlo.

Un poco lo que sucede cuando estamos bailando sin seguir una coreografía incómoda y simplemente movemos nuestro cuerpo como nos sale, al ritmo de la música. Lo mismo pasa acá…uno termina gustando, cuando está relajada y no le importa en lo más mínimo ligar o conseguir pareja. Cuando estamos contentas tal cual estamos, pero receptivas a lo que la vida nos pueda traer…




Ponle amor,
La Chica Bien