viernes, 26 de septiembre de 2014

Pin It

Widgets

Shhh.... 5 razones para dejar de hablar de tu ex


Quizás se siente lindo poder desahogarte, pero querida: hay que saber cuando enough is enough.
Si esta es una situación o persona de la que quieres salir, deja de hablar de eso. Haz algo por tí y corta radicalmente con este hábito. Para tener resultados diferentes, debemos de estar dispuestas a salir de la zona de confort y probar cosas nuevas. El darle vueltas y vueltas diciendo cosas como “todos los hombres son iguales” te seguirá trayendo justo más de eso. Atrévete a romper el molde y a comenzar a pensar positivo. Aquí te paso 5 razones para dejar de hablar mal de tu pareja o ex:
1. Nuestra pareja es nuestro espejo: ¿Qué quiero decir con que son un espejo? Bueno, pues que llegan a ayudarnos a abrir los ojos y darnos cuenta de aspectos de nosotros que de otra forma no hubiéramos identificado. Y seguro estás pensando: “Yo no soy así, nunca me portaría de esa forma, nunca haría tal cosa.” Pero por más difícil de creer que parezca, lo similar se atrae y por algo esta persona llegó a tu vida. Como dicen por ahí, cada quien tiene la pareja para la que le alcanza, así que eres tú quien debe ser distinta para recibir algo distinto. O en palabras de Carl Jung: “Todo lo que nos irrita de los demás nos puede llevar a una comprensión de nosotros mismos.”
2. Tu vibración baja: “Cuando mantienes un pensamiento por 17 segundos creas esa energía y si lo mantienes por 68 segundos afecta la realidad”. J. Dispenza. ¿Estás segura que quieres seguir dándole vueltas a lo mismo? Hablar positivamente de los demás atrae más cosas buenas y viceversa. Atraemos personas de acuerdo a nuestra vibración, así que mantén tu energía limpia para aquello que quieres recibir. ¿Quieres atraer a alguien tolerante? Deja de criticar y juzgar. Conviértete en aquello que quieres.
3. Te estanca: El pasado sigue estando en tu vida mientras tú lo sigas trayendo. Seguir dándole vueltas a lo que ya fue, te mantiene cerrada a lo nuevo y te impide conocer a alguien más. No es nada atractivo ni divertido estar sentado cerca de alguien que se la pasa hablando de lo mismo. Una mujer empoderada no se la pasa quejándose, más bien genera cambios; es honesta consigo misma y toma responsabilidad de sus elecciones. Lo pasado, pisado y ¡NEXT!
Para leer el artículo completo, dale click aquí -> Púrpura