jueves, 4 de septiembre de 2014

Pin It

Widgets

Atraemos lo que somos


Cuando tenía 18 años (que fue casi ayer jajaja) y terminé con mi primer novio, yo estaba despechada y con ganas de comerme al mundo. Recuerdo que mi mamá me dijo que tenía que tomarme un tiempo para asimilar el duelo, que no podía ponerme un nuevo par de zapatos sin quitarme el anterior. Pero yo cual puberta rebelde no hice caso. Resultado: me fui de boca.  Con los años me he dado cuenta que las mamás suelen tener la razón y que ojalá les hiciéramos más caso. Aunque como dicen por ahí, nadie escarmienta en cabeza ajena. A veces nos toca sentir las consecuencias en carne propia para aceptar que es mejor tomarnos las cosas con calma.
No es recomendable conseguir pareja cuando te sientes sola, desesperada, frustrada, deprimida, aburrida, desmotivada, despechada o enojada... Es un error buscar a alguien para que venga a arreglarnos la vida, a resolver nuestros problemas y a llenar nuestros vacíos. Y esto es porque tal y como lo dice la ley de atracción: uno atrae lo que es. No lo que sueñas ser, no lo que tienes planeado ser, ni lo que prometiste ser el primero de enero con tu lista de propósitos en mano, uno atrae lo que es en este momento. Así que cuando te encuentras en pedacitos y confundida, terminas atrayendo a alguien similar: una persona triste, desconectada o desorientada que no sabe ni que quiere. Como bien dice el dicho: “Siempre hay un roto para un descosido”. Aquí la pregunta es: ¿De verdad quieres seguir cosiendo? Mejor tomarte el tiempo para arreglarte a ti misma y atraer algo mejor. ¿No crees? Vale la pena esperar a que nos sintamos bien.

Hay mucha diferencia entre estas dos personas:

1. Una mujer que ha trabajado en sí misma, que se ha liberado del pasado (ya dejó ir a los exes, los rencores y las ilusiones no cumplidas). Una mujer que se siente contenta con su vida tal y como es. Que cuando se da la ocasión de conocer a alguien, se arregla y sale con una enorme sonrisa. Se da la oportunidad de abrirse al amor y si las cosas no se dan, no se aferra justamente porque ella está feliz con su vida. Irradia una felicidad que viene de adentro. Se toma su tiempo porque sabe exactamente lo que quiere. No se conforma con menos de lo que merece: un amor pleno y verdadero.

2. Una mujer a la que le uuuuurge tener pareja. Que sigue obsesionada stalkeando al ex o al tipo que no la tomó en serio. Una mujer que se siente vacía y se la pasa repitiendo frases como: “Todos son iguales”, “Los pocos buenos que quedan o son gays o ya tienen pareja”, “Todos están cortados por la misma tijera”, “Por eso es que es mejor ser cabrona”. Se critica muy seguido y no se siente contenta con su trabajo. Piensa que todo sería más fácil si tuviera pareja. Como no tiene claro lo que quiere, termina atrayendo “patanes”, hombres no disponibles emocionalmente o aquellos que no tienen idea de lo que buscan.

¿Te das cuenta? Ambas son solteras y ambas desean encontrar el amor pero la calidad de hombres que atraerán será muy distinta de acuerdo a su estado vibracional. Mientras una está en paz y puede decidir con calma, la otra va de prisa suplicando amor en los lugares equivocados. No se trata de quien es más bonita o más inteligente que la otra, se trata de la relación que tienen consigo mismas y cómo se valoran. Así que sacúdete la idea de que tienes que medir 1.80 mts y pesar 45 kilos para conseguir pareja. La primera mujer es el equivalente a ir al súper con una lista detallada de lo que desea comprar y la otra va echando al carrito lo que se le ponga en frente sin importar si es comida chatarra. Una se toma el tiempo de revisar los productos,  de verificar la fecha de expiración, de ver si la fruta ya está madurita o no. Y si no está lista, pues regresa luego.
¿Con qué mujer te identificas? Es normal tener un poco de ambas, el punto es saberlo y comenzar a trabajar en limpiar nuestra energía.
Puedes empezar por cambiar tus creencias por unas más sanas, estar bien clara en lo que buscas (las cualidades que para ti son importantes en un hombre, que tipo de relación quieres). La vida te va a atraer personas que sean acordes a lo que estás emitiendo y entre esas ideas y personas, fiestas, o lugares por visitar encontrarás a tu pareja ideal, así que mantén tu energía en orden para aquello que quieres recibir. No hagas caso a los que te dicen que ya se te está pasando el tren (presión social), no tengas prisa, deja el pasado donde pertenece y eso es atrás.
Conviértete en tu propia ideal, trabaja en ti todos los aspectos que te gustaría tener en tu pareja. ¿Te interesa un hombre en forma? Inscríbete al gimnasio, ponte en movimiento y cuida tu alimentación. ¿Quieres una persona culta? Ponte a leer, visita museos, acércate a personas que te aporten y a las que admires. Y así sucesivamente, se trata de hacer pequeños cambios que le manden una señal al universo de que estamos listas y dispuestas.

Ponle amor,

La Chica Bien