martes, 8 de abril de 2014

Pin It

Widgets

Ella no me necesita

¡Hola Chicas! Hoy quiero contarles sobre un tema que me parece importante en la dinámica de las relaciones: tenerte antes de darte, amarte para poder amar a otro. De elegir cuando te sientes plena no en base a la desesperación, prisa o presión social. Es una cuestión de elección no de necesidad. 


Todo esto me recuerda a la escena en la película Closer, donde Alice (Natalie Portman) le cuestiona a Dan (Jude Law) sobre el affair que tuvo con Anna (Julia Roberts). Va más o menos así:

Alice: ¿Por qué estás tan enamorado de Anna? ¿Qué tiene ella que no tenga yo? ¿Es ella más inteligente? ¿Más hermosa?

Dan: No, es porque…ella no me necesita

Toooooooing....¿Qué tal? ¡Eh! se trata de una cuestión de actitud más allá de lo bella o culta que pueda ser.Se trata de esa actitud que proyecta una mujer segura de si misma. Una mujer que no ruega ni exige. Una mujer que sabe lo que vale y no está dispuesta a aceptar menos de lo que merece. Una mujer que deja bien abierta la puerta y no tiene miedo a quedarse sola. 

Como bien dicen por ahí, las cosas que nos representan un reto nos atraen más. Alguien que nos dice que la vida se le acaba, que se muere sin nosotros, que nos necesita, termina haciendo que huyamos. Eso es demasiado peso para cualquiera. ¿No crees?
Y con esto no me refiero a que debes ser la mujer independiente que no le hace falta ayuda de nadie. Es una cuestión de interdependencia. En una pareja ambos se hacen más fuertes y se complementan. Se trata de lograr el equilibrio.

La persona que menos depende de la relación, la que tiene y disfruta de su propia vida, de sus proyectos, sueños y aficiones, logra atraer más a la otra. Tiene mucho sentido, a todos nos gusta aquello que nos representa un reto
En una ocasión, un chavo con el que salía me dijo: "Me voy de viaje este fin de semana pero el domingo seguro hacemos algo". Y ojo chicas!,como dice Sherry Argov, cuando no te dan día y hora exacta no hay cita, las propuestas así vagas no cuentan. Y lo confieso, antes hubiera cancelado mis planes para tener toda la disponibilidad del mundo. Incluso me hubiera asegurado de no desvelarme el día anterior para estar fresquesita cuando lo viera. Menos mal, en este caso no fue así porque me hubiera quedado cual novia de rancho: vestida y alborotada. Ese fin de semana, dejé que las cosas fluyeran, me reí, disfrute y me la pasé de lo lindo. Comí con mi familia, salí con las amigas, etc. El domingo ya tarde, me escribió diciendo que venía de regreso al DF y que me extrañaba muchísimo. Yo me había quedado sin pila y pude contestar hasta un buen rato después. No fue por hacerme la difícil, más bien fue que no puse en pausa mis planes y justo eso fue lo que lo tenía ahora a él más interesado. Luego me confesó que estaba acostumbrado a salir con chavas que le exigían pasar la mayor parte del tiempo libre con ellas, que le llamaban 48 veces al día y que eso terminaba por asfixiarlo. A todos nos gusta que nos den libertad y que nos dejen ser. Qué bonito sería que nuestras relaciones fueran por elección y no basadas en necesidad. Elegir estar con esa persona entera no con la media naranja que me anhela para completarse. 
No se trata de jugar ningún juego, simplemente es cuestión de que te enamores de tu vida, que encuentres lo que te apasiona, lo que te hace feliz y te llena por dentro. Imagina el enorme peso que pones en los hombros del otro cuando lo responsabilizas de hacerte feliz, importante y atendida. No nena, así no es que funciona. Esa no es la tarea de tu pareja. Ámate y procúrate tú, antes de exigir cualquier cosa. Una vez que lo hagas, ya no habrá ni siquiera necesidad, te lo prometo. 

Ponle amor,
La Chica Bien