miércoles, 16 de abril de 2014

Pin It

Widgets

Disfruta de la menstruación

¡Hola chicas! Hoy por fin después de dos años con el blog, me atrevo a hablarles de uno de los temas que más me apasionan en la vida: la menstruación. Debo confesar que no me ha sido fácil, pero entre más convivo con mujeres, me he dado cuenta que es necesario. Se necesita cambiar la forma en que nos relacionamos con nuestro cuerpo y nuestros ciclos. Al escribir esto, me viene a la mente la escena en la película Carrie, donde es ridiculizada por sangrar en las regaderas. Y es que desde chicas, aprendimos que la regla y todo lo relacionado es algo que hay que esconder, algo vergonzoso y sucio. Me acuerdo que me moría de la pena cuando iba al súper a comprar toallas sanitarias y le tenía pánico a mancharme. Y esto no solo ocurre en nuestro país, en países europeos la regla es conocida como: "The curse" (la maldición). Por otro lado, en algunas culturas de la antigüedad la menstruación se consideraba un tiempo especial y sagrado. Laura Owen menciona por ejemplo, que de acuerdo a ciertas tradiciones nativo-americanas, las mujeres menstruantes pueden llegar a ser más poderosas física y espiritualmente que cualquier hombre o mujer en cualquier otra fase. Así es chicas, la menstruación es una fuente de poder. Nuestra intuición y creatividad, por ejemplo, se agudizan durante "nuestros días". 

Si tomamos en cuenta que una mujer menstrúa de los 13 a los 50 años y en promedio dura unos 5 días, eso significa que pasaremos sangrando aprox. 6 años a lo largo de nuestra vida. Si es algo que nos viene tan seguido, es porque hay algo que debemos aprender. ¿No creen? ¿Qué les parece si cambiamos nuestra forma de relacionarnos con la menstruación?



Durante los últimos meses, he tenido la suerte de encontrarme con mujeres maravillosas que me han enseñado que la menstruación es un momento de oportunidad, que nos permite renovarnos y vaciar aquello que ya no nos sirve. De hecho, es una de las razones por las que vivimos más que los hombres. Ellos no tienen la posibilidad de vaciarse. 
Me encantó una frase de Paola Klug, que dice así: "La sangre que fluye de ti, purifica tu cuerpo y mente porque durante cada mes atesoras sentimientos, emociones, pensamientos; y muchas de las veces todo esto necesita salir de ti porque te hace daño llevarlos dentro. Dolor, amor, miedo, odio, envidia, celos. Imagínate lo que significaría para ti  cargar un año entero con ese costal en tu interior, el daño que le provocaría a tu organismo. Cuando comiences a sangrar piensa en todo aquello que quieres sacar de ti y hazlo, déjalo fluir entre tus piernas."
De entrada les propongo volvernos más conscientes de nuestros ciclos, llevando un calendario de cuándo menstruamos. Segundo, cuidar nuestro cuerpo  para que estos días sean mucho más llevaderos e incluso puedan ser disfrutables. Tercero, amar nuestro cuerpo siempre, no sólo cuando estamos ovulando y todo se siente bien, amemos también nuestras bubis inflamadas, nuestro vientre abultadito que nos recuerda que es tiempo de renovarnos. Verán como las molestias irán desapareciendo, se los prometo que se puede. Chequen estos tips:



1. ¡No te desveles!
Seguro en estos días has notado que te apetece mucho más bajarle al ritmo, ir más despacito y reposar. Procura tomar una siesta en el día o bien dormir tus 8 horas diarias. Escucha a tu cuerpo.

2. Cuida tu alimentación
Unos días antes a tu menstruación, evita carnes, huevo, lácteos, y la cafeína. Baja también tu consumo de sal y azucares refinadas. No olvides, tomar bastante agua. 
Procura incluir en tu dieta alimentos ricos en hierro, potasio y vitamina A. Por ejemplo: platano, limón, frutos secos, zanahoria, almendras y espinacas. 

3. Muévete y tócate
El ejercicio moderado ayuda a disminuir los niveles hormonales que se relacionan con el estrés y eso nos ayuda a desinflamarnos. El yoga también es súper bueno para relajarnos y aliviar los cólicos. Pero chicas, aquí entre nos, no hay cosa más relajante y maravillosa para disminuir las molestias, que la masturbación. Así que pon tu música favorita, inciensos o velas aromáticas y acaricia tu vulva.

4. Tómate un tiempito para ti
Haz algo que te guste, por ejemplo pintar, meditar, escribir, lo que sea que te haga sentir bien. Incluso, mientras te bañas puedes consentirte. Miranda Gray aconseja usar el agua en la regadera para limpiar el viejo mes, para dejar ir los problemas, las preocupaciones y las emociones que ya no nos sirven. Imagina que estás soltando todo aquello que ya no te hace falta y ahora si puedes ir más ligerita. 

5. Cambia tu forma de pensar
Cuando dejemos de ver la menstruación como un castigo o un pesar,las molestias relacionadas también irán disminuyendo. La escritora Louise Hay, relaciona los cólicos con impaciencia y con la dificultad de adaptarnos a los cambios o al entorno, para sanarnos recomienda el siguiente mantra: "Solo respondo al amor, a los pensamientos de amor, todo esta en paz." Por otro lado, cuida tus pensamientos. Pensar negativamente es peor aún que comer comida chatarra. La negatividad dispara los níveles de la hormona del estrés (cortisol) y por ende nos pegan aún más las molestias premenstruales. Así que ya sabes, a ser positiva. 

Recuerda también que de igual forma que no podemos forzar a alguien más a amarnos, debemos ser pacientes con nosotras mismas. Lograr aceptarnos y amarnos es un proceso gradual. Vamos pasito a pasito, sabiendo que si a diario logramos amarnos un poquito más, estamos avanzando. 

Si vives en el DF y te gustaría saber más sobre cómo consentirte durante la menstruación, contacta a Carpa Roja Tlalnepantla  por medio de un mail a carparojatlalnepantla@hotmail.com

Espero te haya gustado el artículo y compartas con muchas más mujeres, 
Ponle amor,
La Chica Bien